Cómo formatear un pendrive en MacOS: Guía completa

Pendrive conectado en macOS para formatear

Formatear un pendrive en MacOS, puede parecer una hazaña complicada, pero nada más lejos de la realidad. Aquí te mostramos una guía completa, en sencillos pasos, de cómo formatear un pendrive en MacOS sin que te resulte complicado.

Aparte de los discos duros HDD o SDD que podamos manejar, ya estén alojados en nuestro ordenador de sobremesa/portátil o como unidades externas, lo más frecuente, por rapidez y transportabilidad, es movernos con pendrives o memorias flash USB, siempre en extrema competencia con las nubes de datos actuales.

Unidades que ya han evolucionado mucho y, aunque aún presentan algunos riesgos inevitables, como su pérdida fácil o su malfuncionamiento por desgaste o agentes externos, cada vez presentan formatos más resistentes y capacidades de almacenamiento más altas.

Son una herramienta que se ha hecho imprescindible en el día a día, nos permiten transportar y transferir datos de manera rápida y sencilla. Y ya sea porque acabas de adquirir uno nuevo o porque necesites formatear uno viejo para darle uso, siendo usuario de MacOS, formatear un pendrive puede parecer un desafío, pero en realidad, es un proceso fácil y rápido si sigues algunos pasos clave.

En este artículo, te explicaremos cómo formatear un pendrive en MacOS, para que puedas usarlo sin problemas en tu dispositivo Apple.

Compatibilidad

Antes de empezar, es importante asegurarse de que el pendrive que deseas formatear sea compatible con MacOS, puesto que no todos los son. La mayoría de los pendrives modernos son compatibles con sistema operativo MacOS, pero algunos modelos más antiguos pueden tener problemas.

Para verificar la compatibilidad, simplemente conecta el pendrive a tu MacOS y asegúrate de que se reconozca en el Finder. Si aparece en la barra lateral, estás listo para continuar. Si no es reconocido, es posible que necesites actualizar el firmware del pendrive o considerar la posibilidad de adquirir un modelo más reciente.

Ahora bien, estos dispositivos son para conectarlos externamente. Los Mac actuales han tomado el camino de ofrecer puertos USB-C, que con un adaptador podemos convertir en puerto USB-A (el que comúnmente se conoce).

Personalmente, ya que me muevo tanto en sistema operativo Windows como en sistema operativo MacOS diariamente, buscaría aquellos que mejor se adaptaran a uno y otro sistema a la vez. Y evidentemente, huiría de aquellas unidades que no te ofrezcan ya conexión USB 3.0 ó 3.1, desechando todas aquellas que puedas encontrar USB 2.0.

¿Por qué? Pues porque la diferencia de velocidad de transferir y copiar entre una versión u otra es abismal. Y con el «peso» de los archivos que nos movemos actualmente, eso se traduce en tedioso y desesperante tiempo de espera.

Pero no sólo eso, hay que tener en cuenta que las Smart TV de ahora, traen puerto USB-A y son capaces de leer formatos de vídeo y audio. Seguramente queramos un pendrive o memoria flash USB que queramos utilizar o conectar indistintamente en unos dispositivos u otros.

Recomendaciones

En este caso te voy a recomendar dos pequeñas unidades flash USB de la casa SanDisk que te pueden venir perfectas para trabajar en ambos sistemas o para llevar encima con la seguridad de poder conectarlos a cualquier dispositivo:

  • El SanDisk Ultra Dual Drive Go, que tienes en diferentes capacidades (32, 64, 128, 256 y 512 GB), adaptándose a todas las necesidades de espacio. Lo increíble de ésta unidad es su doble posibilidad de conexión, por un lado tiene USB-A 3.1 y por el otro USB-C. De esa forma, puedes tanto conectarlo al puerto de USB-C de los Mac, sin necesidad de adaptador y cualquier PC/portátil con Windows por sus puertos USB-A.Es ligero, compacto, extremadamente pequeño (cuidado con llevarlo a buen recaudo porque podemos perderlo con extrema facilidad), y con una tasa de lectura de 150MB/s y una tasa de escritura rápida que varía según el tamaño y cantidad de archivos.
  • El Sandisk Ultra Dual Drive Flash Drive, también en diferentes capacidades. También con la posibilidad de doble conexión mediante USB-A y USB-C, pero con un formato más robusto y protegido, aunque igual de extremadamente pequeño y ligero. Las tasas de lectura y escritura, similares al anterior, 150 MB/s y escritura en función de tamaño y cantidad de archivos a copiar.

Preparación del Pendrive

Antes de formatear el pendrive o memoria flash USB, es importante hacer una copia de seguridad de los datos importantes que pueda contener, en el caso de aquellos que vamos a reutilizar. El formateo borrará todos los archivos del dispositivo, por lo que asegurarte de tener una copia de seguridad te evitará pérdidas inesperadas.

Una vez que hayas realizado la copia de seguridad, desconecta el pendrive de manera segura para evitar daños en los datos.

Formatear el Pendrive en MacOS

Ahora que has preparado el pendrive o memoria flash USB, es hora de formatearlo. Sigue estos sencillos pasos para llevar a cabo el proceso:

  • Paso 1: Conecta el pendrive a uno de los puertos USB de tu Mac.
  • Paso 2: Abre la aplicación «Finder» desde el Dock o el Menú.
  • Paso 3: En la barra lateral izquierda, verás una lista de dispositivos, incluido el pendrive. Haz clic derecho sobre él y selecciona «Formatear».
  • Paso 4: Selecciona el formato deseado para el pendrive. Si solo planeas usar el pendrive en Mac, elige «Mac OS Extended (Journaled)». Si deseas usar el pendrive en diferentes sistemas operativos, selecciona «ExFAT».
  • Paso 5: Escribe un nombre para el pendrive si lo deseas.
  • Paso 6: Haz clic en «Borrar» y confirma la acción. El proceso de formateo se llevará a cabo y el pendrive estará listo para ser utilizado.

Consejos útiles

Para evitar problemas futuros con tu pendrive o unidad flash USB formateado en MacOS, aquí tienes algunos consejos útiles:

  • Expulsa el Pendrive correctamente: Antes de desconectar el pendrive, siempre utiliza la opción «Expulsar» en el Finder para asegurarte de que todos los datos se escriban correctamente y evitar daños en el dispositivo.
  • Mantén actualizado tu sistema operativo MacOS: Asegúrate de mantener tu sistema operativo MacOS actualizado para evitar problemas de compatibilidad con los pendrives y otros dispositivos externos.
  • Evita desconexiones: Durante la transferencia de archivos hacia o desde el pendrive, evita desconectarlo de manera repentina, ya que esto puede provocar daños en los datos o en el propio dispositivo.
  • Verifica errores periódicamente: Utiliza la utilidad «Utilidad de Discos» en tu Mac para verificar y reparar posibles errores en el pendrive de forma regular.
  • Protege tu Pendrive: Utiliza fundas o estuches para proteger el pendrive cuando no esté en uso, evitando daños físicos que puedan afectar su funcionamiento.

Conclusión

Busca siempre un pendrive o unidad flash que sea compatible con MacOS, pero que también sea polivalente, es decir, que puedas utilizar en Windows o en otros dispositivos para sacarle el mayor provecho posible. Haz caso a las recomendaciones importantes que te hemos dado aquí: Conexión USB 3.0 ó 3.1 y a ser posible, una unidad dual, con puerto USB-A y USB-C.

Como has podido comprobar, formatear un pendrive en MacOS es una tarea sencilla y necesaria para mantener tus datos organizados y garantizar una mejor compatibilidad con otros dispositivos. Siguiendo los pasos mencionados anteriormente y teniendo en cuenta los consejos útiles, podrás formatear tu pendrive en MacOS de manera segura y efectiva.

Recuerda siempre hacer una copia de seguridad antes de iniciar el proceso, para unidades a reutilizar y protege adecuadamente tu pendrive para prolongar su vida útil.

Ahora, ¡disfruta del uso de tu pendrive en tu MacOS y en otros dispositivos con total confianza!


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.