El Apple Watch podría detectar Coronavirus antes de que se vean los primeros síntomas

El Apple Watch es uno de los mejores dispositivos que tiene Apple. Ligero y pequeño pero lleno de tecnología. Comenzó como un reloj que nos evitaría tener que mirar tantas veces el iPhone pero con el tiempo se ha ganado por derecho propio un puesto de honor entre los usuarios. Con su tecnología que nos ayuda a los usuarios a mantener una estrecha vigilancia a nuestro ritmo cardíaco. Nos ayuda en caso de caídas y ahora dos nuevos estudios afirman que el Apple Watch podría detectar Coronavirus antes de que se vean los primeros síntomas.

Un par de estudios del Monte Sinaí y de Stanford afirman que el Apple Watch podría detectar Coronavirus antes de que se vean los primeros síntomas

La función ECG del Apple Watch salva una vida en Euriopa

Una noticia lanzada por el medio americano CBS, afirma que hay un par de nuevos estudios  en los que se indican que el Apple Watch, entre otros, pueden ayudar a detectar COVID-19 antes de la aparición de los primeros síntomas o de tener los resultados de una prueba positiva. Los estudios, realizados por separado por Mount Sinai Health System en Nueva York y la Universidad de Stanford en California, están dando a los expertos la esperanza de que el Apple Watch pueda ayudar a «desempeñar un papel vital en la detenimiento de la pandemia y otras enfermedades transmisibles».

Investigación realizada por el Mount Sinaí de Nueva York:

La investigación realizada por Mount Sinai encontró que el Apple Watch es capaz de detectar «cambios sutiles en el latido del corazón de un individuo» hasta siete días antes de la aparición de los síntomas COVID-19 o una prueba positiva. El estudio analizó la variabilidad de la frecuencia cardíaca o la variación en el tiempo entre los latidos del corazón entre casi 300 trabajadores de la salud que llevaban el reloj entre el 29 de abril y el 29 de septiembre.

En el informe se menciona las siguientes referencias y conclusiones, según Rob Hirten, profesor asistente de medicina en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en Nueva York y autor del estudio Warrior Watch.

Nuestro objetivo era utilizar herramientas para identificar contagios en el momento de la infección o antes de que la gente supiera que estaban enfermas. Ya sabíamos que los marcadores de variabilidad de la frecuencia cardíaca cambian a medida que la inflamación se desarrolla en el cuerpo. La enfermedad provocada por COVID-19 produce unos episodios inflamatorios muy importantes. Con este estudio conseguimos predecir y detectar a aquellas personas que están infectadas antes de que se den cuenta. Ahora mismo dependemos y depositamos la confianza en que las personas digan que están enfermas y no se sienten bien. Sin embargo, al usar un Apple Watch no se requiere ninguna entrada activa del usuario y se puede identificar a las personas que podrían ser asintomáticas. Es una manera de controlar mejor las enfermedades infecciosas.

El estudio de Stanford es muy similar al de Sinaí:

Este estudio realizado por Stanford, cuyos resultados fueron publicados en noviembre, incluyó rastreadores de actividad no sólo del Apple Watch, también de otras marcas como Garmin y Fitbit. El estudio encontró que estos dispositivos podrían indicar cambios en la frecuencia cardíaca en reposo. «Hasta nueve días y medio antes de la aparición de los síntomas» en pacientes con coronavirus positivos. Los investigadores fueron capaces de identificar casi dos tercios de los casos COVID-19 de cuatro a siete días antes de los síntomas. Según se manifiesta en el estudio.

Lo más importante del estudio es que el equipo también ha creado un sistema de alarma. Éste alerta a los usuarios de que su frecuencia cardíaca ha sido elevada durante un período de tiempo sostenido:

Ponemos la alarma con cierta sensibilidad para que se apague cada dos meses más o menos. Las fluctuaciones regulares no activarán la alarma, solo los cambios significativos y sostenidos lo harán. Es un gran avance porque estas alertas, permiten a las personas que las reciben, cancelar determinadas reuniones en prevención de que pudieran estar contagiadas.

A diferencia de otras marcas, Apple no financió ni participó en ninguno de estos estudios y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron un modelo que indica cómo el Apple Watch y otros relojes inteligentes pueden ayudar a frenar la propagación de COVID-19.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.