Elimina el formato de cualquier documento con Plain Text

A la hora de escribir grandes textos, los que nos pasamos muchas horas delante del ordenador, solemos utilizar aplicaciones que nos facilitan la tarea a la hora de escribir textos largos sin formatearlo, es decir, sin añadir negritas, cursivas, títulos, tamaño de letra, subrayado… Gracias a Markdown podemos hacer eso y mucho más para centrarnos únicamente en la escritura y formatear el texto mediante unos símbolos de una forma rápida y sencilla que nos permiten concentrarnos en lo realmente importante. Cuando escaneamos un documento y posteriormente lo pasamos por una aplicación OCR para reconocer el texto y poder utilizarlo sin tener que escribirlo nuevamente, según la aplicación que utilicemos, puede que el resultado sea un  galimatías y que en lugar de facilitarnos la labor, la empeore.

Si no acabamos de dar con una buena aplicación de este tipo, o si nuestro trabajo pasa por revisar muchos texto, texto que tenemos que formatear a nuestro gusto, podemos eliminar todo el formato de forma manual, un proceso que nos puede llegar muchísimo tiempo, o bien podemos hacer uso de la aplicación Plain Text, una aplicación que se encarga de eliminar todo el formato de cualquier documento, para posteriormente formatearlo como realmente debería estar, según nuestro criterio o las necesidades del documento.

Gracias a Plain Text podemos eliminar las líneas duplicadas entre párrafos, reemplazar múltiples espacios por uno solo, tanto del principio como del final de una línea, eliminar todas las mayúsculas, las negritas, cursivas, subrayados del texto seleccionado, cambiar la orientación de un texto de derecha a izquierda o viceversa, establece el número de líneas por texto, añadir una mayúscula al inicio de cada párrafo, invertir el formato de un texto, convertir tres puntos suspensivos en una elipsis y viceversa….

Plain Text tiene un precio habitual en la Mac App Store de 9,99 euros, pero por tiempo limitado podemos descargarlo por tan solo 1,09 euros, una aplicación que nos puede venir de perlas, si como he comentado al inicio de este artículo, trabajamos a diario con un gran número de textos, y sean propios o de terceros viéndonos en la necesidad de corregir siempre más de lo necesario.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *