Por qué voy a romper con el Apple Watch

El próximo viernes 26 de junio el Apple Watch sale a la venta en una segunda oleada de países entre ellos España, Italia o México. Hasta ahora, prácticamente todo lo que se ha escrito es positivo, salvo algunas críticas iniciales. Vanesa Friedman, directora de moda en The New York Times sin embargo, ha decidido romper con su reloj de la manzana  y explica el por qué en el siguiente artículo que, os lo aseguro, no tiene desperdicio, una visión diferente de todo cuánto hemos leído hasta ahora y procedente de alguien que ya ha experimentado con el reloj.

Quería que funcionase. Yo quería enamorarme, al igual que muchos de mis amigos. “Toma un tiempo”, dijeron. “No esperes un flechazo. Deja que se forme con el tiempo “.

Así que lo hice. Sabía que otras personas miraban con envidia lo que tenía. Sin embargo, un mes y medio después de reunimos por primera vez, he decidido que es hora de, bueno, ponerle fin.

Estoy rompiendo con mi Apple Watch. La relación no era, a pesar de todas mis expectativas, lo que necesitaba. Todo la atención puesta en San Francisco y en la próxima gran innovación de Apple de esa semana (¡en streaming!) me hizo darme cuenta que no estábamos en la misma onda.

Aún así, nunca me arrepentiré de las semanas que pasamos juntos pues aprendía algunas valiosas verdades acerca de mí misma.

Como, por ejemplo, que yo no quiero ser definida por un tema de conversación en mi muñeca.

Hay una razón que llevo el mismo bolso (sin logo) a donde quiera que vaya, una razón por la que mi reloj (pre-Apple) no tenía sonidos ni timbres de tourbillon; una razón por la que gravito hacia la ropa que no es identificable por temporada o por diseñador y que no aparece en ningún anuncio que he visto.

Me paso mucho tiempo en un mundo donde los productos son un símbolo para la gente, y sé muy bien los riesgos de ser asociada a esta semiología (aunque reconozco plenamente mi deseo de asociarla a los demás).

Pero cuando empecé a usar el Apple Watch (el modelo de 38 milímetros con la banda Milanesse Loop, que es el tamaño más pequeño con un brazalete de acero inoxidable flexible), se convirtió en un tema de conversación sin importar dónde estaba: en reuniones de trabajo, en la tienda de pasteles, en el atletismo de mi hijo. Ha sido así en todas partes, se ha anunciado a tanta gente, que, simplemente, era inconfundible.

En primer lugar todo el mundo quería saber de él. Entonces querían probarlo. Luego hicieron ciertas suposiciones acerca de mí.

Lo cual, francamente, yo habría hecho sobre cualquier mujer como yo que fuese caminando por ahí con una caja grande y negra en el brazo.

Porque no importa lo atractivo que es el Apple Watch comparado con otros smartwatches o smartbands, no importa el anticipo estético de sus esquinas redondeadas y su pantalla rectangular, todavía se ve como un gadget. Especialmente en alguien, como yo, con muñecas relativamente pequeñas.

No es sólo que su esfera abarque eficazmente todo el ancho de mi antebrazo, su pequeño y moderno salvapantallas que tantos expertos han alabado –el Mickey, la mariposa o la galaxia (que es el que tengo) o las pseudo-manillas (las que, en concreto, están siempre en todas las fotos del reloj, y las que en realidad hacen que parezca un reloj)– también está en modo de ahorro de energía la mayor parte del tiempo.

Cada vez que lo veo, quiero gritar, “Teletranspórtame, Scotty”.

No es que me sirviese de mucho. Cuando se pulsa, no aparece la imagen. Incluso cuando muevo enérgicamente mi brazo hacia atrás y hacia adelante, a menudo necesita varios intentos antes de que aparezca la Tierra. La posición por defecto está en blanco.

Al igual que mi posición por defecto cuando se trata de leer un correo electrónico o el texto de un titular en la pequeña pantalla, implica levantar mi muñeca hasta cerca del nivel de los ojos -o, si recibo una llamada y mi teléfono está sin cobertura, tengo que hablar al aire. Si estás con tus hijos o tus conocidos vienen a verte, es casi una invitación al ridículo.

“¿Por qué es más vergonzoso que estar mirando continuamente el teléfono?” Me dijeron mis amigos cuando me quejé.

Apple Watch Sport Space Grey

Es una pregunta válida, pero después de algún reflexión creo que la respuesta es simple: el teléfono lo llevas en la mano, y estamos acostumbrados a ver a gente que lee cosas en algo que tiene en sus manos. Como, por ejemplo, los libros. Pero al ver a alguien mirando a su muñeca (o simplemente echar un vistazo de reojo) transmite algo completamente distinto: (1) grosería o (2) ser un friki.

Esto no parece haber molestado a los escritores de alta tecnología, la mayoría de los cuales escribieron persuasivamente críticas positivas del gadget, basadas principalmente en lo que podría hacer por ti. Y sin duda es más discreto que las Google Glass, aunque no estoy segura de que sea mucho.

Por supuesto, todo esto probablemente palidecería de importancia si el reloj  transformase de verdad mi vida, como mi iPhone. Pero yo nunca he tenido un problema para apartarme de mis correos electrónicos cuando tengo que concentrarme en otra cosa -efectivamente, yo me entrené para compartimentar- así que necesito alertas específicas sobre lo que es importante.

Y la pequeña pantalla es demasiado pequeña para leer de verdad, así que he estado más molesta que feliz cuando me alertaba de textos de mis seres queridos; y cuando veía un titular, todo lo que quería hacer era encontrar el resto de la historia.

Además, las tareas rutinarias que las aplicaciones del reloj pueden reemplazar -la entrega de las tarjetas de embarque de avión, abrir las puertas de las habitaciones de hotel- parece menos un avance que una pérdida de control. Llámame ludita, pero, sinceramente, no me importa desbloquear con mis manos reales. El nuevo sistema operativo reloj anunciado esta semana puede cambiar la situación, pero no estoy segura de que tenga la paciencia para esperar.

Del mismo modo (y sé que esto será una herejía para cualquiera realmente entusiasmado con la próxima oferta pública de venta de acciones de Fitbit), las apps de mantenimiento físico -el seguimiento de mis pasos, la medición de mi ritmo cardíaco, el que me diga que me levante cuando estoy a medio de un artículo- parece más una carga que una liberación.

He trabajado duro para dejar de depender de máquinas de ejercicio que me decían lo mucho que había trabajado -la cantidad de calorías que había quemado, cuántas escaleras había subido- en parte porque sabía que estaba haciendo trampas casi todo el tiempo de todos modos, y por lo tanto no podía confiar en los resultados, y en parte porque se convirtió en una excusa para modificar, o no, mi comportamiento siguiente.

Pero la verdad es que yo sé cuando estoy en forma; puedo ver la diferencia en mi cuerpo y sentirlo cuando me paseo en bicicleta por el parque. El reloj me amenazó con arrastrarme de nuevo a una neurosis de números, y eso es una tentación que preferiría no tener. (Además, tengo muchos amigos que miran a su medidor de actividad en medio de la conversación, y luego saltan de inmediato y comienzan a caminar alrededor con energía, para sentir que es realmente efectivo en su vida.)

Me gustó el hecho de que pudiera silenciar mi teléfono, y el reloj vibraba cuando, por ejemplo, mis hijos llamaban y yo tenía que coger la llamada. Pero al final eso no fue suficiente.

Cuando le dije a un colega sobre la ruptura, observó que tal vez yo no era el tipo para el Apple Watch. Que debía asegurarme de decirle a Siri en mi muñeca, “No eres tú, soy yo”. Puede que tenga razón.

Excepto que yo no lo creo, y no sólo porque a menudo, los opuestos se atraen. Si no debido a que en realidad creo que soy la persona para la que está creado: una persona no aficionada a la tecnología que no tiene demasiados aparatos (un teléfono, un iPad, un ordenador portátil), pero que podría ser seducida en la compra de otro debido a su conveniencia.

Esa es la manera en que Apple aumenta la cuota de mercado y posee una categoría, después de todo: por la seducción de los que no son adictos a Apple. Es por eso que la compañía trabajó tan duro para llegar de cerca al sector de la moda.

Pero aquí está la cosa: el reloj no es en realidad un accesorio de moda para el aficionado a la tecnología. Es un accesorio de tecnología que pretende ser un accesorio de moda. Simplemente no podía enamorarme de él.

TRADUCCIÓN DEL ORIGINAL |  Vanesa Friedman: Why I´m breaking Up Witch the Apple Watch, The New York Times, 10-06-2015 | IMAGEN DE CABECERA: Earl Wilson/The New York Times

Ofertas en Mac y accesorios
¿Quieres comprar un MacBook o un iMac? No te pierdas estas ofertas a la hora de comprar un ordenador de Apple y si ya tienes uno, protégelo con una buena funda.

MacBook con descuentoiMac rebajadoFundas MacBook


Categorías

Apple Watch, Noticias

Applelizados era una web dedicada al mundo de Apple. Actualmente está integrada dentro de soydemac.com para hacer una comunidad de amantes de Apple mucho más grande y activa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.